Google+ Followers

domingo, 16 de septiembre de 2012

Una primicia de mi próximo libro (reservados los derechos de propiedad intelectual)


EL PÁLPITO DEL PENSAMIENTO INSOMNE



Ansiedad de las horas que parecen
Ciclópeas cuando el tren sigue en marcha
Hacia un destino incierto
Cuyo andén reconoces
Sumido en el misterio
De una ciudad sin nombre.

Pero, ¿quién puede detener el pálpito
Del pensamiento insomne?

Te gustaría poder nombrar las calles
De esa ciudad a la que el tren te arrastra.
Y sin embargo sabes
Que como la ciudad
Los nombres de las calles
También son innombrables.

¡Ay, si pudiera detener el pálpito
Del pensamiento insomne!

¿Quién anda por las calles?:
Autómatas sin rostros,
Sombras que deambulan sin nombrarse
En la ciudad de la ansiedad del tiempo
De un tren que marcha hacia un destino
Tan cierto como incierto…

Y tú sigues sin poder detener
El pálpito del pensamiento insomne.

Insomnio que te atrapa… Y sobreviene
La ansiedad en la noche
Por un destino incierto
De una ciudad sin nombre
De calles innombrables
Y sombras que deambulan sin nombrarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada