Google+ Followers

sábado, 16 de marzo de 2013

No quiero que olvidéis a Lúa. Aquí os va su cuarto poema.



IV. ¡HOLA, LUÏTA!


Cuando me siento ante el ordenador

Se llega junto a mí

Y me toca el costado con su hocico.

Y es igual que un cordero con su madre

Cuando tierno requiere sus caricias.

 

Y si no le hago caso

Con su hocico de endrina

Me toca de nuevo en el costado,

Y yo pongo la mano en su cadera…

- ¡Lúa!... ¡hola, Luïta...!

 

Ella me mira entonces

Y yo le acabo dando palmaditas

De su espalda en el albo terciopelo.
 

- ¡Cómo te gusta que te hagan caricias! 

Te me pareces a un niño chiquito

Sí, Lúa, a un niñito te pareces.

6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Sí que lo es. Y muy bueno. Pero es una perrita

      Eliminar
  2. Muy bellos versos, invita a reflexionar sobre la honestidad. Es curioso que solo aquellos llamados no humanos, tengan más empatía que el propio ser humano, hasta las plantas son agradecidas, en fin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Ramón. Es verdad cuanto dices. Te aseguro que Lúa me entrega mucho más de lo que yo le doy.

      Eliminar
  3. Gracias, José. Celebro tenerte entre mis amigos. Un abrazo.

    ResponderEliminar