Google+ Followers

lunes, 19 de enero de 2015

TSUNAMI


TSUNAMI

Inmensos nubarrones se han tragado
Como si fuesen carneros hambrientos 
Las últimas briznas de luz solar.
Estalla la tormenta. 
Sobre el campo y en el inmenso cielo, 
Culebrillas zigzagueantes vuelan
Sobre los árboles, testigos mudos
De lo que está pasando:
Es la noche del día.

De vez en cuando un rayo
Descarga su ira ciega sobre el agua
Del remansado lago enajenado
Que no se inmuta. Arriba en la montaña
Torrentes de agua turbia
Arrasan cuanto encuentran a su paso.
Y es la nueva energía
Despiadada y fecunda
De la naturaleza creadora
La que viene arrasando
Sin distinguir lo bueno de lo malo.

El fuego quema la sangre dormida
De los que se ocultaban en la sombra. 
Y en lo oscuro de este tiempo maldito
El lago ya se agita
Como si fuese un mar embravecido
Que se lo traga todo.

Ya es tarde para ponerse a resguardo
Del tsunami. La historia se repite
Como la piedra aquella que rodaba
De país en país, de pueblo en pueblo.
Ahora el tsunami alcanza el mundo entero
Y nada queda al margen:
Tenemos que mojarnos
Y perecer o revivir luchando.


Antonio Capilla, en EL FUEGO EN LA PALABRA, Huerga y Fierro Editores, Madrid, 2012 

domingo, 18 de enero de 2015

Un poemita de mi primera etapa poética que rememora mi infancia en el pueblo que me vio nacer.

CERCA DE SIERRA MORENA

Cerca de Sierra Morena
Mi pueblo es blanco y alegre
Como ha de ser de mi tierra
Todo pueblo que se precie.

En el centro hay una plaza.
Y, en la plaza, la farola
Al caminante que pasa
Alumbra la noche toda.

Tiene una iglesia mi pueblo
Hecha de miel y canela
Donde una Virgen de ensueño
Asunta al cielo se eleva.

Veo la cárcel entre juegos 
Muy cerquita de la escuela...
Escuela cárcel, ¡silencio!,
Donde los chiquillos tiemblan.

Mi pueblo se asoma a un río
Que de mi tierra es bandera
Y a otro pequeño y chiquito
Que en mi corazón alienta.

Soñados senderos verdes
Son del Vïar las riberas
Donde mi infancia se pierde
Entre los juncos y gredas.

En mi pueblo ves las casas
Enjalbegadas por fuera;
Enormes copos del alba
Donde la nieve no nieva.

Y en sus calles las señoras
De hamacas en las aceras
Huelen a jazmín y a rosas,
A azahar y a hierbabuena.

¡Ay, nostalgia que me quema,
Qué lejana ya la infancia
Me ha embargado de mi tierra
En los albores del alba!

¡Oh, tierno cantar que subes
De sus campos, de sus aguas
Y enamorado te hundes
En mi alma enamorada!

Profundo canto hechicero
De sus gentes, de sus casas,
Que se me anuda en el cuerpo
Con mi Andalucía del alma.

El canto en fin que es el mío
Y por recordar mi infancia,
En mi entraña ha renacido
Con anhelos y esperanzas.

(Antonio Capilla. poema revisado de VIENTO DEL SUR, Editorial Huerga y Fierro, Madrid, 2009)

POESÍA DE LA CONCIENCIA CRÍTICA VERSUS POESÍA DE LA CONCIENCIA


POESÍA DE LA CONCIENCIA CRÍTICA VERSUS POESÍA DE LA CONCIENCIA


Dentro de las corrientes poéticas vigentes, no se equivocan quienes me incluyen en la llamada "poesía de la conciencia crítica". No obstante, si yo hubiese de ponerle marbete a la mayor parte de mi producción, leeríamos simplemente "poesía de la conciencia". Claro está que abarco un abanico mucho más amplio, pero lo que me importa por encima de todo podemos encontrarlo en el ámbito así denominado. Entiendo que el intelectual (¡ojo! el intelectual, no el erudito), debe involucrarse, desde la perspectiva de su formación y de su conciencia, en el análisis de la problemática situación del momento histórico que le toca vivir; y, naturalmente, denunciar la situación de injusticia en que vive gran parte de la humanidad.


Antonio Capilla, Pozuelo de Alarcón, 18 de enero de 2015

martes, 13 de enero de 2015

UN PROBLEMILLA INFORMÁTICO

Buenas noches, amigos/as:

Quería haber publicado algo, pero he gastado el tiempo que tenía en resolver un "problemilla" informático que, si bien para mi cualquier asunto relacionado con estas nuevas tecnologías es inmenso, resultó ser irresoluble por estar en manos de un buen amigo mío. ¡Qué le vamos a hacer!, no estoy acostumbrado a métodos expeditivos en aquellos a los que uno estima como amigos. ¡La vida te da sorpresas!

Que seáis felices.

domingo, 11 de enero de 2015

TRONCHAR DE LAS PALABRAS EL SENTIDO


TRONCHAR DE LAS PALABRAS EL SENTIDO


Tronchar de las palabras el sentido
Haciéndolas sangrar en el papel,
Desfallecer con su lectura atenta
Y que la voz al pronunciarlas tiemble.

Alimentar el fuego con las babas
Del que por justo sigue reputándose
Enfundado en un manto de miserias,
De hipócritas virtudes sin virtud.

Quemar el melancólico veneno
Que al ignorante arroja a la ignominia
De ser borrego entre borregos mudos,
Balando acaso si de afasia sanan.

Lanzar al paralítico, arrojarlo, 
Golpear con un mazo de palabras
Al pastor y al rebaño. Piedra soy
Lanzada por la honda de David.

Copyright: Antonio Capilla, Pozuelo de Alarcón, 2015