martes, 16 de julio de 2019

AL VIENTO DEL SUR, MIRÍFICA FUERZA INMANENTE

 Es hoy, en este tiempo nuestro, en que el Viento del Norte nos empuja para convertirnos en estatuas de sal, cuando de nuevo parece necesario convocar al Viento del Sur, mirífica fuerza inmanente que nos alienta y nos impulsa hacia la cumbre de la sensibilidad.

Así, pues, amigos y amigas, queridos todos:

"Que el mirífico Viento del Sur, fuerza inmanente,
vuelva nuestra mirada al corazón amante,
que agite los océanos de las emociones
e incendie las olas de la sensibilidad,
que borre las frágiles líneas que nos separan
y extienda las alas blancas de la fantasía.

Que el benéfico Viento del Sur, es mi deseo,
renueve las aguas muertas de los sentimientos,
derribe los muros de la insolidaridad,
arrase los guetos de la ignorancia culpable,
separe las aguas sombrías que nos aíslan,
conserve el fuego vivo de la ardiente Utopía.

Que el tórrido Viento del Sur, os lo suplico,
derrita el hielo sórdido de la indiferencia,
expanda dulce fragancia de compasión
y avive el fuego viejo de viejos corazones,
que sople el rescoldo del amor que languidece
e insufle en nuestras almas una esperanza nueva."

Antonio Capilla Loma, poema tomado de EL FUEGO EN LA PALABRA, editado por Huerga y Fierro, y retocado en Santiago de la Ribera, a dieciséis de julio de dos mil diecinueve.

lunes, 10 de junio de 2019

POLVO ILUMINADO

POLVO ILUMINADO

En vilo mientras vives vulnerable
a los dardos de un mañana impredecible,
en vilo cuando al fin de tu sendero
sin respiro te acercas al final,

sabiendo que eres polvo iluminado
en la estela fugaz que cruza el aire,
que eres mota que al cabo viene a hundirse
en la sima que a todos nos espera,

sabiendo que sólo eres efímero
o una chispa en el soplo del lucero
que te anima mientras dura el caminar
que te enciende de amor mientras te apagas.

y aun sabiendo que al cabo todo es humo
que tu ser es banal y contingente
en la mota fugaz que el cielo quema
en el polvo estelar que surca el aire,

has volado del barro hacia la estrella
que te enciende y te alienta y te consume
mientras sigues viviendo en el propósito
de abrazar el amor en plenitud.

Antonio Capilla Loma, Pozuelo de Alarcón, 10-06-2019.

jueves, 9 de mayo de 2019

Oh, rosas de Palestina

Palestina sigue sufriendo el genocidio sin que hasta ahora nada ni nadie consiga detenerlo.

Amigos y amigas, hoy quiero compartir el poema OH, ROSAS DE PALESTINA tal como lo escribí originalmente hace varios años tras el ataque despiadado que sufrió la Franja de Gaza. En la versión que publiqué en "Piedra de la honda" no aparecen las estrofas que aluden a Yaser Arafat).

OH, ROSAS DE PALESTINA

Oh, rosas de Palestina,
Niños y niñas de Gaza
Leit motiv de este cantar
Cuando vuestra tierra arrasan.

Miran los hombres al cielo
Esperando lluvia mansa
Y en su lugar se les viene
Lluvia de fuego y metralla.

Lluvia  de origen cainita
Desde Israel enviada
Con raíces de codicia
Que ni respeta a la infancia.

Apenas tienen espinas
Las rosas de Tierra Santa
Que defiendan su inocencia
Detrás del muro de Gaza.

Y el mundo no pone escudos
Que sirvan para salvarlas,
Que eviten que su vergel
Se quede sin su prestancia.

La arena, cómplice amable
De los juegos de la infancia,
Lava la sangre en el mar
De los niños que masacran.

Y el mar que es fuente de vida
Disuelve la sangre en agua
Y en el agua resucita
La alegría de sus almas.

¡Oh, capullitos de rosa
Y rosas del sol de Gaza,
Qué belleza para el mundo
Si el mundo no os ignorara!

Una madre sin consuelo,
La mirada extraviada,
Llora a un hijo en su regazo
Malherido de metralla.

Y un joven lleva en sus brazos
A una niña mutilada
Dejando atrás solo ruinas,
¡Ay, dolor que tanto embargas!

Miro a una anciana que mira
Las piedras que la albergaban,
El llanto surca su rostro
Que por su hogar son sus lágrimas.

Ella tan solo quería
Morir en paz y en su cama,
Ya no tiene techo alguno
Que dé cobijo a sus canas.

Los médicos no dan abasto,
Los ayes que los reclaman
Necesitan sus cuidados
Y medicinas les faltan.

Magnanimidad imploran
Y el enemigo les manda
Bombas por medicamentos
¡Nunca se ha visto tal saña!

Ni siquiera las escuelas
Obtienen su salvaguardia
Para salvar a escolares
Que no entienden lo que pasa.

Hombres cegados del odio
Que detestan cuanto allanan
Llenan de dolor y muerte
El patio donde jugaban.

Y apenas se abren en flor
Los niños de Tierra Santa
Cuando les quitan la vida
Los enemigos de Gaza.

Las damas de este país
De luz, color y fragancia
Riegan con sangre las flores
Nacidas de sus entrañas.

¡Que están viviendo en su tierra,
En sus pueblos y en sus casas
Con sus hijos y maridos,
¡Que están en su madre patria!

El Hambre, jinete bíblico,
Sobre una jaca cabalga
Y la Guerra apocalíptica
Llega a un mercado de Gaza.

No hay nada ya en las despensas
Y los misiles estallan
Entre la gente que corre
A abastecerse de viandas.

¿Qué valor tiene una tregua
Que el enemigo proclama
Si no es para abrir la puerta
A éstos que a grupa cabalgan?

Tan solamente uno queda
Que de Israel en las cuadras
Está ensillando el caballo,
Peste la Historia lo llama.

¡ Qué gran jinete Arafat
Si todavía cabalgara
Para hacer frente a estos cuatro
Que a Palestina amenazan!

Honor al líder que fue
Símbolo de la esperanza
En la lucha de su gente
Que aún la libertad no alcanza.

No pudieron frente a frente
Acabar con su prestancia
Y al veneno recurrieron
Gentes de estofa muy mala.

La Historia sabrá juzgar
A quien su vida consagra
A defender a su pueblo
Y símbolo ser de su causa.

Que el mundo sepa su gesta,
Que no olvide que aún en Gaza
Mueren niños inocentes
Que ignoran por qué los matan.

Capullitos del rosal,
Alegría de sus casas
Que eclosionan a la luz
Y de raíz los arrancan.

Jardín regado con bombas,
Vergel de belleza tanta
Que no merece tal riego
Porque su belleza apaga.

¡Y qué hermosas son tus rosas,
Qué hermosas rosas aguardan
Que el mundo se fije en ti,
Rosaleda de la infancia!

¡Qué injusticia en el planeta,
Cuánta sangre derramada
De estos niños inocentes
Como flores perfumadas!

Veo sus ojos que nos miran
Desde una tierra que sangra,
Veo sus vidas candorosas
Y la inocencia en sus caras.

Niños y niñas que ansían
La mano que tanto aguardan,
La mano que al fin devuelva
La alegría a Tierra Santa.

¡Ay, niños de Palestina
Criaturas inmaculadas
Que no tenéis culpa alguna
De nacer en vuestra patria!

Crímenes quieren callar
Comentaristas que engañan
Cuando se esquilman las rosas
Del rosal que las criara.

Del género humano verdugos
¿Quién detendrá estas matanzas?
¡Tanto rencor, tanto odio
Que no distinguen ya nada!

El pueblo judío merece
Gobernantes de más talla
Que busquen la convivencia
Con los vecinos de Gaza.

¡Paloma, ven a esta tierra
Con la paz sobre tus alas
Porque es derecho del pueblo
Vivir en paz en su patria!

Justa paz en libertad
Que a Palestina colmara
De amor, de vida, de niños,
De justicia y de esperanza.

Antonio Capilla Loma,  9-5-2019


domingo, 5 de mayo de 2019

El beso.

EL BESO

Madre,
en esta primavera que renace
a pesar del invierno
desapacible y largo por tu ausencia,
qué solo yo me encuentro
qué negra es la melancolía
qué amarga es la tristeza.

Madre,
si pudiera a mi lado regresarte
y saberme en la luz de tus pupilas
aunque fuera un momento,
¡ay!, madre, si pudiera de nuevo,
a ti me abrazaría
para dejar en tu mejilla
un beso.

 Antonio Capilla Loma, Pozuelo de Alarcón, 5-5-2019



viernes, 3 de mayo de 2019

Qué es poesía.

QUÉ ES POESÍA

¿Me preguntas qué es poesía?
¡Pobre de mí! ¡Qué sé yo!
Quizás sea la expresión
que nos sorprende y cautiva
tras depurar con rigor
lo que se vende hoy en día
sin que supere siquiera
el vuelo de una gallina.

Antonio Capilla Loma, Pozuelo de Alarcón, 3-5-2019

jueves, 18 de abril de 2019

AMOR A LA BELLEZA

“Hay en mis venas gotas
de sangre jacobina” y cierta dosis de gotas anticlericales. Pero, cuando se trata de cantar a mí tierra y a mi gente, no me importa incurrir en contradicciones.

AMOR A LA BELLEZA

Semana Santa en Sevilla
Semana Santa en mi tierra,
azahares y jazmines
mezclan su olor con la cera
de los cirios encendidos
que los nazarenos llevan.

Yo he recorrido sus calles
contemplando la grandeza
del Cristo de los Gitanos
de la Virgen Trianera
del Señor del Gran Poder
de la Virgen Macarena…

Creedme, no soy creyente
si a lo divino se espera
que siga el rito católico
en el canon de la Iglesia,
pero os invito a venir
y ver a la Macarena
cuando es sacada a los hombros
por costaleros, y a ciegas.

Manda el capataz con mimo
a estos hombres que se entregan:

“¡Poquito a poco, mi arma,
un pazito hazia la ihquierda.
A mi mando, toh a una,
vamoh de frente con ella!”

Emoción es el silencio
en la multitud que espera
bajo el manto de la noche
perfumada pura y fresca.

Y hay que saber, de rodillas
los costaleros lo llevan
para evitar que tropiece
de la Virgen Macarena
el techo en palio brocado
con el dintel de la puerta.

Dos golpes de aviso son
los que en el paso resuenan,
y al tercero el capataz
con voz varonil ordena
en la mudez de la plaza:

“¡Aupa, valienteh, con ella!”

Y a los sones de la música
y en el temblor de las velas,
que en candelabros de plata
en el aire centellean
entre jazmines gladiolos
lirios nardos y azucenas,
vemos mecer a la Virgen
Esperanza Macarena
con su manto de tisú
y su corona de estrellas.

Mientras, en la noche mágica
la emoción a carne abierta
en lágrimas se derrama
al escuchar la saeta
que por martinete rasga
del aire el velo de seda.

Creedme, no soy creyente
pero no tengo reserva
en reconocer aquí
lo grandioso de la fiesta.

Así que, mirad, si un día
oís decir de mi tierra
que el folclore el paganismo
la superstición imperan
en sus ritos y costumbres
en sus fiestas y creencias,
sólo os diré que no sé
cada cual qué es lo que piensa
mas hay algo que proclamo
de mi gente y de mi tierra
porque es de justicia, sí,
y es su AMOR A LA BELLEZA.

lunes, 1 de abril de 2019

LOS OJOS DEL POETA

Nos fascina el David de Miguel Ángel, esos más de cuatro metros de piedra blanca, de mármol portentoso, porque en su mirada se atisba toda la inteligencia puesta al servicio de la tensión del instante: es como si la estatua palpitara, vemos cómo con su mano derecha se aferra a la piedra y con los ojos calibra la distancia y dibuja el golpe certero con que ha de tumbar al gigante invasor y ominoso con su canto. David, el pastor, el poeta, el rey que bailó y cantó desnudo, sin pudor, delante del arca de la alianza. Nos fascinan los ojos del poeta, las manos del guerrero, el canto y su honda.

Así, siempre, la poesía, destronando gigantes a golpe de palabras ciertas, denunciando injusticias con la honda de sus versos y la piedra precisa de sus ritmos, así, aquí y ahora, el poeta, tomando ora la pluma, ora la espada, con inteligencia de amor debela las miserias de este mundo y, con apasionada compasión, pone su arma, el verso, al servicio de los que más lo necesitan.

Antonio Capilla, el poeta, el amigo, nos regala un nuevo libro vibrante y diestro, como la honda de David tras el disparo, un canto apasionado y afilado que, con tino y música, golpea allí donde debe despertar las conciencias dormidas de este fin de ciclo individualista y onfálico al que el consumismo y el egoísmo nos han abocado con su falacia de progreso, de porvenir: ése, como cantaba otro poeta, que así lo llaman porque no viene nunca.

Antonio Capilla mide sus versos, su canto, tensa el brazo de la honda y dispara certero allí donde los medios de comunicación hipnotizan de banalidad las audiencias y culebrean con vanas superficialidades, allí donde los políticos miran a otra parte y sirven con zalemas a sus gigantes económicos, allí donde los ciudadanos, perplejos y ateridos, sofronizados por la propaganda y la mala literatura, esa que no duele, esconden su cabeza bajo el ala de la impotencia adormilada.

Piedra de la honda es un canto al despertar, una canción de albada en el tañer del verso, no para despedir a los amantes, sino para pedir a todas las almas grandes que pueblan el planeta que se unan en contra de la injusticia, que desenchufen los cables y los chips atornillados al cerebro y rompan a pedradas los aparatos de la náusea y la hipnosis, que bajen a las plazas y miren a sus conciudadanos a los ojos y tiendan sus manos a los que cruzan océanos y surcan desiertos en pos de un mundo digno para ellos y sus hijos. Porque el poeta no ignora, y canta orgulloso, que el caudal de sus versos es el amor.

En tiempos de Miguel Ángel sabíamos que el amor es un vínculo, un dios mágico que conecta los cielos con la tierra y a los seres humanos entre sí propiciando, con su silbo, los aires amorosos, los aromas de la fraternidad que impiden el individualista orgullo de medirnos, de sentirnos superiores (puro miedo, ignorancia) frente a la mujer aterida entre cartones (su llaga es la daga del poeta) o la familia que bracea impotente en medio de huracanes.

Canto de despertar, como el kikirikí del gallo al amanecer, invocación al dios Apolo para que propicie una nueva edad de oro, aquella en que no había tuyo ni mío y la palabra, ave libre en el viento, propiciaba la paz de las palomas.

Llegó el tiempo de la siega, nuestro es el campo, es hora de cantar la buena nueva, de separar el trigo de la cizaña: mira a David, venciendo a Goliat con un guijarro.

Lector, contempla el son de estos cantos, estas piedras, estos poemas…, y recuerda que nada humano le es ajeno a sus versos.
Vale.

Ángel García Galiano

lunes, 25 de marzo de 2019

ÁNFORA DE SENTIMIENTOS


Hoy el niño aquel que fui
me ha visitado de nuevo
jilguero de la inocencia
ánfora de sentimientos.

Semana Santa, saetas
en las calles de mi pueblo
sabor de un pueblo andaluz
que me llega en el recuerdo.

Martinetes para el Cristo
para el Cristo nazareno
tantas veces traicionado
por los judas sempiternos.

La Virgen detrás lo sigue
y es el corazón del pueblo
el que lo sigue con ella
oh, espejo del sufrimiento.

Penar de aquellos que vienen
a imagen del Nazareno
con la cruz a sus espaldas
en que inmolarán sus sueños.

Hoy el niño aquel que fui
me ha recordado de nuevo
lo que representa el Cristo
en el corazón del pueblo.

Copyright Antonio Capilla, Pozuelo de Alarcón, 25-3-2016.


sábado, 23 de marzo de 2019

ODA AL COCHINO

Poema al cochino

El día internacional de la poesía es la excusa perfecta de relacionar la gastronomía con el arte literario y lo haré gracias al permiso que me ha dado mi amigo y poeta, Antonio Capilla, de difundir la poesía que presentó a Cerdopoética (en Rute) en 2018, titulada: 

Poema al Cochino

En un día de verano
de mi céntrica ciudad
con un sol que por justicia
era duro y pertinaz,
sudaba la gota fina
por no decir que era gorda
porque a llenar dos bañeras
bastaba con una gota.
Os digo que iba sudando
como cerdo en su zahúrda,
pero ¿por qué digo cerdo
siendo que el cerdo no suda?
Yo asevero que el cochino
es de suyo pulcro y guarro
pues sólo porque no suda
se refocila en el fango.
¡Oh, ilustre gocho que sufres
fama tan inmerecida
al nombrarse con tus nombres
innombrables felonías!,
¡qué simpático y qué hermoso
te vi una tarde en Cibeles
con andares de marquesa
perfumado y reluciente!
Junto a un joven caminabas
exhibiendo tu palmito,
y ¡qué andares qué figura
qué contoneo divino!
No hay nadie que no se goce
cuando en libertad retozas
y en nuestras pingües dehesas
te zampas cien mil bellotas,
ni nadie que no delire
cuando ufano nos deleitas
con armoniosos gruñidos
dignos de afamada orquesta
que aunque te falten tan sólo
las tersas alas de un ángel
por ser rey de la dehesa
no necesitas plumaje.
Gocho gorrino marrano
puerco chancho cerdo cuino,
eres gloria de este canto
y eres el sumun, cochino.
Quizás también de Murillo
por tus orondos mofletes
por tu barriga de Buda
por tu culo regordete,
ya que el pintor me recuerda
tus excelencias porcinas
al sublimar tales dones
en los ángeles que pinta.
Pero bueno regresemos
de esta clara digresión
y sigamos con el hilo
de aquel día de calor.

II

Como invitado a comer
iba a casa de un amigo
donde pensaba pondría
algo fresco y ligerito.
Quizás verdura a la plancha
con un vaso de gazpacho,
una jarra de cerveza,
fruta del tiempo y helado.
Mas mi amigo no distingue
si es invierno o es verano
y ¡hete aquí que me agasaja
con un magnífico chancho!
Sobre el mantel ya desfilan
callos a la madrileña,
torreznos, chorizo, beicon,
chicharrones con manteca.
Luego pone el lomo al horno,
la oreja y las criadillas,
el hígado encebollado,
el jamón y la morcilla.
No quiere quedarse corto
porque sabe que es sabido
que adoro la buena mesa
mucho más que el oro fino.
Así que arrima una jarra
bien repleta de buen vino
que por puro, añejo y gordo
más grados tenía el “jodío”.
Salchichones suculentos
de nuestro insigne gorrino
dejaron sitio también
a dos sabrosos codillos.
Y no faltaron costillas
para un día de calor
en que estaba chorreando
gota “fina” de sudor.
Pero mi amigo insistía
con palabras y ademanes
que dejase el plato limpio
porque en su casa no hay canes.
De postre orujo de Rute,
filloas y mantecados
que del cuino todo vale
desde la cabeza al rabo.
Creedme, lo comí todo,
pero me dio tal vahído
que en mi sudor naufragaba
cuando perdí hasta el “sentío”.
Terminamos en urgencias
donde… me pusieron bueno
con más de diez lavativas
y veinte litros de suero.
Y a dieta blanda me tienen
que ni me dejan probarlo,
pero mirad lo que os digo:
¡qué bueno estaba el marrano!
Antonio Capilla Loma, escrito para “Cerdopoética”, Mayo, 2018

miércoles, 20 de marzo de 2019

SEÑERO AFÁN

Ayer, hablando por teléfono, un amigo me decía que el día del padre es el domingo, mientras que el 19 de marzo es el día de El Corte Inglés.

Para mí que el día del padre, en todo caso, debería escogerlo cada uno porque siempre hay un instante especialmente emotivo que nos evoca el inconmensurable amor que  nuestro padre siente o sentía por nosotros, como el día del que nos habla Alena Collar en que su padre "le entregó la lluvia" cuando ella apenas tenía cuatro años.

No obstante, pienso yo, que todos los días del año son buenos para rendir homenaje a nuestro padre. Y yo lo quiero hacer hoy con este soneto heterodoxo, porque algo heterodoxo es uno, ya sabéis.

Vale.

SEÑERO AFÁN

Él, que luchó mientras duró el combate,
Firme adalid que tuvo por su causa
Señero afán de una noble esperanza,
Al fin descansa y en su sepulcro yace.

Fiel compañero de aquellos que lucharon
Inquebrantables sin desmayar siquiera,
Da todo al Pueblo y hasta su vida entrega
En la defensa del ideal soñado.

Fue combatiente y luchó por sus creencias,
Estuvo siempre... con quien estar se debe,
Fiel a sus normas, firme a una causa cierta.

Mas ya descansa, rendido el corazón
De tanto amar a quien amor merece,
El hombre bueno al que he querido yo.

Antonio Capilla Loma, en VIENTO DEL SUR, Editorial Huerga y Fierro, Madrid, 2009.


jueves, 7 de marzo de 2019

AÚN

AÚN

Aún el yunque
que otrora soportara golpe a golpe
la España gris
de un tiempo que creímos superado.

Aún la chispa
la llama que ilumina por amor
en tiempo hostil
la España para el mundo que soñamos.

Antonio Capilla Loma, 6-3-2019


miércoles, 20 de febrero de 2019

REGRESA LA PALABRA

La palabra desnuda, la palabra cargada de razones, la palabra carente de estridencias e insultos que son la antítesis de ella. Ya sé... ya sé que resulta ardua y costosa, pero no perdamos la esperanza porque siempre hay gente sensata que sabe escuchar.

REGRESA LA PALABRA

Por un tiempo rehén
en las arcas sagradas
de hechiceros y druidas
regresa la palabra.

Ave libre en el viento
desnudamente clara
se abre paso en picado
al centro de la diana.

De la razón sustento
del sentir emisaria
en la voz del poeta
regresa la palabra.

No se oculta detrás
de armaduras ni máscaras,
descarnada regresa
henchida de esperanza.

Ni importan los guijarros
ni tampoco las zarzas
siempre habrá buena tierra
que sepa cobijarla.

Antonio Capilla Loma, en PIEDRA DE LA HONDA,  Editorial Vitruvio, Madrid, 2016

jueves, 14 de febrero de 2019

RAQUEL

Con la dedicatoria de mi nuevo libro, que espera pacientemente en la editorial el día de su publicación, os felicito en el día de los enamorados.

RAQUEL

Hoy me miro, mujer, en tu mirada
y me siento prendido de tu luz
y me siento feliz de estarte amando
y me siento feliz de estar contigo.

Y aunque el sol diste menos de mi eclipse
y aunque vaya llevándome a la noche
me conforta la dicha de quererte
y en tu amor la certeza de estar vivo.

Antonio Capilla Loma, 14 de febrero de 2019

sábado, 9 de febrero de 2019

MI PATRIA

Mi patria es más que una estampa
De banderas y estandartes,
De galas en las ventanas
Y desfiles militares.

Mi patria no necesita
Palabras grandilocuentes
Que al terminar de ser dichas
Vuelan y desaparecen.

Es la mano del amigo
Que me sujeta y me aúpa
Cuando pierdo el equilibrio
Porque hay otros que me empujan.

Es el seno de la dama
Que me engendró y me dio aliento,
De mis padres es la casa
Sus vivencias, sus recuerdos...

Y el hombre que me legó
Las ansias de libertad,
De la igualdad el amor
Saber por lo que luchar.

Él, que compartió su lecho
Con la mujer que adoró
De la que fue caballero,
El último del honor.

Es la mujer chiquitita,
Linda siempre en mis recuerdos,
Que hasta en su marcha fue linda
La madre que ya no tengo.

Mi patria es yema en el árbol
De mi alma y de mi cuerpo,
Es mi estudio y mi trabajo,
Son mis afanes y anhelos.

Y es mi patria la mujer
Que yo siento y que yo quiero.
En ella encuentro el edén,
Mi elixir y mi consuelo.

Que en su alma está mi escudo
Y en su cuerpo mi bandera,
Que es mi mujer el refugio
Que me acoge y me da fuerzas.

Hijos, mi patria es la sangre
Que a vuestra carne sustenta.
Ojalá que cuando marche
Algo de mí quede en ella.

Que mis palabras os dejen
Lo que siento y lo que imploro:
Compasión por los más débiles
Que espejos son de nosotros.

No valoro más fronteras
Que las que enmarcan en fin
Todas las patrias del mundo
Que en ello nos va el vivir.

Que en mi patria está mi sangre
Y en mi sangre está la vuestra,
La de mi madre y mi padre
Y la humanidad en ella.

Otra versión en EL ÁGUILA DE FUEGO CON LAS ALAS DEL TIEMPO, Editorial Huerga y Fierro, Madrid, 2014.

viernes, 18 de enero de 2019

y sigo la marcha...

Un poema de PIEDRA DE LA HONDA
interpretado musicalmente por Antonio Pastor Gaitero.

https://m.facebook.com/acapillaloma?ref=bookmarks#!/story.php?story_fbid=2526344430727669&id=100000564099963&refid=17&ref=bookmarks&_ft_=mf_story_key.2526344430727669%3Atop_level_post_id.2526344430727669%3Atl_objid.2526344430727669%3Acontent_owner_id_new.100000564099963%3Athrowback_story_fbid.2526344430727669%3Astory_location.4%3Astory_attachment_style.share%3Athid.100000564099963%3A306061129499414%3A2%3A0%3A1549007999%3A479254056536691473&__tn__=%2As%2As-R

jueves, 3 de enero de 2019

PALESTINA, obra colectiva coordinada por Xabier Susperregui en la que he tenido el honor de participar.

Comenzamos el nuevo año con la esperanza de alcanzar un mundo nuevo en el que la solidaridad prevalezca sobre la injusticia.

Amigos y amigas, me siento honrado de compartir con todos vosotros esta obra colectiva dirigida por Xabier Susperregui en la que he tenido la satisfacción de participar, para verla debéis pinchar en el enlace siguiente:

https://www.calameo.com/read/00465428507248c65a63b