Google+ Followers

martes, 26 de noviembre de 2013

OS PROMETO QUE PASAREMOS UN BUEN RATO.


PALABRAS DE ÁNGEL GUINDA  SOBRE "EL ÁGUILA DE FUEGO CON LAS ALAS DEL TIEMPO"


Amigo Antonio:

Acabo de terminar la lectura de tu libro El águila de fuego con las alas del tiempo.
 
Te felicito: tus poemas, tan agudamente 
existencialistas, nacen de la más fértil experiencia y meditación activa.
Hay autenticidad en tu palabra. Dominas el artificio al extremo de que el contenido no quede afectado por el mismo.

Y dices, dices gravemente, algo extraordinario en tiempos de banalidad idiotizante.

Te envío mi libro.

Y mi abrazo constante.

Ángel.

Comentario de JOSÉ ROMERO MARTÍN (poeta perteneciente a la Asociación poética de Bailén) a EL ÁGUILA DE FUEGO CON LAS ALAS DEL TIEMPO.

     Hola amigos. Ayer terminé de leer el libro de poesía de Antonio Capilla "EL ÁGUILA DE FUEGO CON LAS ALAS DEL TIEMPO". Si tuviera que definir su contenido de grandes poemas, lo haría solo diciendo: -Música y ritmo en un cúmulo de sentimientos poéticos que reflejan el espíritu de un poeta enamorado de la libertad expresiva de la palabra. Solo lo he leído sin recrearme y me ha invadido una sensación de regocijo absoluto. Espero leerlo varias veces más, para poder extraerle la cantidad de mensajes que contiene.

     (Enhorabuena Antonio. Tu águila ha volado todo lo lejos que tu deseabas y ha vuelto con sus alas repletas de múltiples sensaciones recogidas a lo largo del tiempo; tu tiempo pasado, presente y yo diría que hasta futuro). Ha merecido la pena leerlo. Saludos poéticos para todos.


José Romero Marin (escritor)

lunes, 25 de noviembre de 2013

MUJER (contra la violencia de género)

MUJER

He visto en ti la llaga
Sangrante del dolor, tus pies clavados
Por los yerros del odio,
Tu espalda lacerada de cansancio,
La herida de tus manos,
Tu alma escarnecida.

También te he visto luego
En el amor de aquellos
Que por amor se entregan
Y te aman más que a nadie. Mujer,
Aquí me tienes ya
Como eco que no es nada sin tu voz.

Yo no comprendo el yerro
De aquél que se hace menos
Creyendo así ser más.
¿Es hombre el que socava
El don de la alegría
En la mujer amante a quien no ama?

¿Es hombre el que desprecia
La cuna que lo mece y le da vida?
¿Creéis acaso hombre al que maltrata
A la mujer que niega
En la mujer que ama?
Yo os digo que no es hombre.

Y no consiento el yerro
De aquél que se hace menos
Creyendo así ser más. Que el hombre es sólo
Si a ti, mujer, te afirma;
Si a ti, mujer, te ama;
Si a ti, mujer, te mira como a igual. 


(Pozuelo de Alarcón, 1-11-2013)

CANTO DE LA INFANCIA (en la voz del autor)







CANTO DE LA INFANCIA

¿Ves aquellos montes?
Son los de mi pueblo... 
Cuando yo era niño
Me contó el abuelo
Que en agrestes cimas
Aullidos siniestros
De lobos malignos
Colmaban los vientos.

Vamos Sombrainoche,
Que yo quiero verlo.
Anda caballito,
Caballito bueno.

Que añoro los tiempos 
De feliz recuerdo
Cuando navegante 
En delicados sueños
Dirigí la nave
De mi pensamiento
Por galaxias verdes
De bosques etéreos.

Arre Sombrainoche,
Que me abraso dentro.
Trota caballito,
Con cascos de acero.

Y en mis soledades 
Nostalgia yo siento
De hamacas y gentes,
De niños y juegos,
De calles blanqueadas 
Bajo los luceros,
De mi tierna infancia
Y de aquel abuelo...

Corre Sombrainoche,
Fuerte como el trueno.
Vuela caballito,
Con alma de fuego.

Oh, cuánta nostalgia 
De aquel viejo ameno...
Su petaca negra,
Sus cansados dedos
Mariposeando 
En el tabaco negro,
Aquel dulce rito
Tan dulce y sereno.

Raudo caballito,
Que ya falta menos.
Hale, Sombrainoche,
Caballito negro.

Que añoro las cosas
De aquel niño bueno
Que en horas nocturnas
De umbral veraniego
Albergó en su alma
Sentimientos bellos.
Sus casitas blancas...
Su blanco universo...

Vamos, buen amigo,
Que es mi amado pueblo.
Vuela, caballito,
Que yo quiero verlo.

Antonio Capilla, VIENTO DEL SUR, Editorial Huerga y Fierro
Antonio Capilla Loma, VIENTO DEL SUR, Editorial Huerga y Fierro, Madrid, 2009






viernes, 22 de noviembre de 2013

SEÑERO AFÁN



Él, que luchó mientras duró el combate,
Firme adalid que tuvo por su causa
Señero afán de una noble esperanza,
Al fin descansa y en su sepulcro yace.

Fiel compañero de aquellos que lucharon
Inquebrantables sin desmayar siquiera,
Da todo al Pueblo y hasta su vida entrega
En la defensa del ideal soñado.

Fue combatiente y luchó por sus creencias,
Estuvo siempre... con quien estar se debe,
Fiel a sus normas, firme a una causa cierta.

Mas ya descansa, rendido el corazón
De tanto amar a quien amor merece,
El hombre bueno al que he querido yo.

(Antonio Capilla, VIENTO DEL SUR, Huerga y Fierro Editores, Madrid, 2009)




martes, 19 de noviembre de 2013

ANTONIO CAPILLA lee un poema de ROSENDO TELLO




ANTONIO CAPILLA lee un poema de ROSENDO TELLO durante el Encuentro con la literatura y la música aragonesa celebrado el 17-11-2013 en la Casa de Aragón en Madrid.

martes, 12 de noviembre de 2013

ANTONIO CAPILLA EN BAÑOS DE LA ENCINA: "Luminosa crisálida" en la voz del autor.


http://www.youtube.com/watch?v=qPS9vQHtuVA&feature=share



LUMINOSA CRISÁLIDA

Has llegado desnuda
Luminosa crisálida
Alumbrada en la mente.
Y contemplo en tu piel
Con tus ojos de luna
Con tus ojos de luz
La imagen de otro mundo
Que sin embargo es nuestro.

Interpelo tu acento
Y el latido está en ti
Que nos mueves al pálpito.
Estridor de las alas
En tu canto de sombras
En tu canto de luces
Eres tú la cigarra
Que nos tienes alerta.

Doncella de los sueños
Te asemejas a un grillo
Que no quiere dormir.
E iluminas la carne
Con tus mágicos élitros
Con tu canto infinito.
Vestal bella, ¡tan bella!,
Que en tu seno me alcanzo.


(Antonio Capilla, Luminosa crisálida, poema inédito, Pozuelo de Alarcón, 2013)

miércoles, 6 de noviembre de 2013

LA PALMERA

LA PALMERA



Erguida, enhiesta, firme,

Esbelta y compasada

Por las brisas marinas

Socavas la bóveda del cielo

En incansable afán.


Compañera del mar

De hirsuta cabellera,

Te hundes en la arena y la sostienes

Manteniendo esta fuerza

El infinito eterno que te llama.



Centinela del tiempo,

Eres Antorcha Olímpica

Vencedora del sol y la tormenta,

Del viento huracanado y el ciclón...



Y eres espiga que en el talle cede

Cuando el hado golpea sin piedad

Para volver a erguirte siempre

Porque tú tienes temple de mujer.




(Antonio Capilla, poema inédito, Pozuelo, 2013)