Google+ Followers

sábado, 1 de abril de 2017

RESEÑA DE MASCAB ASUNCIÓN CABALLERO SOBRE PIEDRA DE LA HONDA.

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=1686696411359146&id=100000564099963






1 de abril de 2017


PIEDRA DE LA HONDA

"Porque la poesía destrona gigantes con la palabra" (A. capilla)

La lectura de un libro, siempre conlleva una meditación, de lo contrario, el libro, pasaría por nuestras vidas sin haber dejado ni la huella de una letra. Si además ése libro es un poemario, con más razón aún.

La poesía no puede dejarnos vacíos. Si lo hiciera, sería porque el poeta no ha conseguido su objetivo, que quizá, no sea otro que el de llegar al lector y acariciarle el espíritu o agitarle la conciencia (dependiendo siempre del tipo de poesía que se escribe).

"Piedra de la Honda" (Ediciones Vitruvio 2016),
Puede ser adquirido en "La casa del Libro"
En "Piedra de la honda", su autor busca ambas cosas. Y lo consigue. Su verso claro es lanzado como una honda allá donde el autor desea hacer diana consiguiéndolo. Se alza fuerte como la piedra de David hasta conseguir derribar al gigante o dejar rendido ante sus palabras al amor.

Así encontramos en el libro 46 poemas sin indiferencia ante las desigualdades de nuestro Mundo. 46 poemas que cantan al amor en su globalidad:

"Y se bien qué es luchar mientras me acabo
sublimando mi vida en la canción,
porque siendo precaria mi existencia
el caudal de mi canto es el amor"


y contra la barbarie humana en cualquier esquina del planeta. No en vano, Antonio Capilla viaja a través de sus versos a veces a Palestina para afligirse con quienes sufren y lanzar su piedra por ellos.:

"Oh, capullitos de rosa
y rosas del sol de Gaza,
qué belleza para el mundo
si el mundo no os ignorara"

Otras veces, a Ciudad Juárez para denunciar el feminicidio sistemático y consentido:

"Mujer, en tu dolor
eres la alondra víctima
de la zarpa cobarde
que se ha clavado en tí"

Allí donde se necesita una voz, una palabra, un poema, está Capilla para tensar su honda y destronar gigantes. Incluso cuando el gigante es la propia Naturaleza:

"Orquídeas, jazmines, rododendros...
flores de Katmandú, cubrid el valle
y amortajad los cuerpos de las víctimas
tragadas por la tierra con horror."

Así viaja Capilla: "verso a verso" "golpe a golpe", como leímos a Antonio Machado, tocayo y paisano de este autor que va surcando la tierra y persiguiendo estrellas en el firmamento:

"Voy surcando la tierra
conquisto el surco
al arado doy sangre 
y a la tierra vigor.
Yo persigo una estrella
y labro con mi vida
y me abro en tu garganta
y tu voz está en mí"

Y el autor no detiene su canto mientras viaja. Toda causa que el humano sufre, le duele y a ella canta en el intento de mitigar el daño. En el intento de que su honda alcance al gigante que abraza el cuello para oprimir las gargantas. Antonio Capilla con su "Piedra de la Honda", camina dispuesto a luchar todas las batallas a golpe de verso, al son de las palabras:

"Cuando el dolor es una llaga inmensa
que se extiende en la Tierra
sin que nadie lo impida,
yo tengo en mi memoria
al que ha sido olvidado
después de perder todo.
Y esta noche tan fría
soy un grillo que canta
y despierto conciencias.
Si, que mi canto se expanda en el viento."

Esta debe ser la razón de la existencia del poeta. La lucha a través de los golpes de las palabras y el ritmo de los versos. Si, ya no hay "poetas sociales" como antaño lo fueron Blas de Otero o Gabriel Celaya. No los hay porque nuestro mundo ya no es únicamente nuestra sociedad individual, sino que somos un mundo globalizado donde conviven miles de sociedades distintas. Por eso, los poetas como en este caso Antonio Capilla, son necesarios para expandir el movimiento "Humanismo Solidario" y gritar a golpe de verso por cualquier causa que necesite ser gritada en cualquier esquina de nuestro Planeta.

Antonio Capilla

Antonio Capilla Loma, Sevillano de nacimiento y madrileño de adopción, es licenciado en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid y Diplomado en Magisterio, especialidad de lengua y literatura. Fue profesor de lengua y literatura españolas durante 37 años, ha cultivado desde joven la creación poética y colaborado en revistas y antologías. Como autor, también ha prologado varios libros y tiene editados 8 poemarios entre los que se encuentra "Lua" de editorial Lastura, en edición bilingüe Castellano-Árabe. "Piedra de la Honda" de ediciones Vitruvio es su publicación  más reciente y puede ser adquirida en las tiendas de La Casa del Libro, entre otras

No hay comentarios:


Publicar un comentario en la entrada

En este blog escriben muchos autores. Te rogamos que, si vas a personalizar el comentario,te fijes en el nombre del autor del post que deseas comentar para dirigirlo a la persona correcta y evitar así confusiones.

Muchas gracias

La administración del Blog




sábado, 7 de enero de 2017

Pinchando en el enlace de abajo se puede ver la entrevista que en el programa Anverso y Re-verso de Radio Getafe me hizo José Manuel Sánchez Cabello el día 19-12-2016.

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=704067636434224&id=529607580546898

Comentario que sobre la entrevista ha escrito José Manuel Sánchez Cabello:

"En el último capitulo de Anverso y Re—verso de este 2016 casi caducado, tuvimos la grata visita del filólogo de lengua hispánica y poeta Antonio Capilla.

Antonio nos desveló varios de sus entresijos literarios, sus primeras empatías con el verso, sus referentes literarios. Igualmente nos ilustró en cuanto a pautas de cómo, según él, deben armarse los poemas, también nos contó sus vivencias con las editoriales.

Como hecho constante en toda la entrevista, nuestro invitado dejó latente su extensa experiencia de magisterio por la fluidez de sus ricas palabras, exhibiendo con ello el insondable léxico que le acompaña.

El profesor Antonio Capilla, tuvo la amabilidad de deleitarnos con varios de sus poemas, con esa forma de recitar clásico, donde cada verso le da vida, cual notas dejan su impronta en el pentagrama.

Un Anverso y Re—verso, interesante, irónico, dinámico, improvisado... con un invitado de alto calado intelectual.

Momentos como estos, cada mes, a uno... en estos tiempos, le hacen reconciliarse con el mundo."
                   
                José Manuel Sánchez Cabello

miércoles, 4 de enero de 2017

EL MILAGRO DEL AMOR

Los niños y niñas de 4º y 6º de primaria del CEIP Manuel Sueiro de Ourense han llevado a cabo la representación del auto de navidad que he incluido al final de la 2ª EDICIÓN AMPLIADA DE LÚA. Desde aquí quiero dar las gracias a Mari Carmen Aldemira Requejo que me pidió la obra para representarla en el colegio, a los maestros y maestras que han colaborado para ello y, naturalmente, mando todo mi cariño a estos pequeños artistas.
Para la mejor comprensión de los diálogos os dejo a continuación el texto de la obra cuya representación podéis ver en el enlace siguiente:
Lúa, ¿qué te parece
si antes de despedirnos
un belén obsequiamos a los niños?
EL MILAGRO DEL AMOR
(Representación dramática para un belén viviente en un solo acto).
Escena primera.
(Salen los Reyes Magos y se dirigen al público; después hacen mutis por el foro).
Melchor: No estaba nublado el cielo
las estrellas alumbraban,
mas la luz de aquel lucero
a todas las eclipsaba.
Gaspar: Por nuestro saber de astrólogos
sabemos que esta señal
nos conduce al Niño Dios
que a los hombres va a salvar.
Baltasar: En un pesebre ha nacido
quien ha de ser rey de reyes
y a nuestra estrella seguimos
al fin del mundo si quiere.
*****
Escena segunda.
(Unos peregrinos, dos hombres y dos mujeres, desde lo alto de una loma contemplan a distancia a un grupo de pastores que están sentados alrededor de una hoguera).
(Poniendo el foco en los peregrinos).
Peregrino 1: El sol se nos ha escondido,
la luna ya está luciendo,
dejemos de hacer camino
y un poco aquí descansemos.
Peregrina 1: Mirad ahí abajo, amigos,
¿veis como yo en la vaguada
junto a un aprisco pastores
a la luz de aquellas llamas?
Peregrina 2: El ganado en el aprisco,
los pastores descansando
arrimándose hacia el fuego
parecen muy animados.
Peregrino 2: ¡Qué frío!, ¡me estoy helando!
al rescoldo de la hoguera
quisiera estar yo sentado.
¡Vamos, pues, sin más esperas!
(Poniendo ahora el foco en los pastores).
Pastor 1: No parece una ilusión
aunque nos resulte extraño
lo que anoche nos pasó
tras recoger el ganado.
Pastora 1: Yo me quedé sorprendida
y retrocedí admirada
al ver esa luz divina
que desde el cielo alumbraba.
Pastor 2: Pues yo, que cortaba leña,
al mirar tu sobresalto
no hizo falta que la viera
para sentirme asombrado.
Pastor 3: Y, yo reconozco, amigos,
que no me asombro de nada
pero el fulgor de esa estrella
ningún astro aventajaba.
Pastora 2: Si hablar entre nosotros
un pensamiento tuvimos
admirable y asombroso
ya que pensamos lo mismo.
Pastora 3: Y, ¡dale con el pensar!
Te digo que fue una voz,
algo sobrenatural
que a todos nos asombró.
Pastora 4: Algunos lo habéis pensado,
nosotras lo hemos oído,
pero sin duda está claro
que se trata de un prodigio.
Pastor 4: Pues yo digo que fue un ángel
que a todos nos ha querido
transmitir la buena nueva
recordad lo que nos dijo:
(Los pastores quedan en suspenso mientras se oye una voz en off).
Ángel: No lejos de este lugar
ha nacido el rey de reyes.
¡Corred, dejad todo atrás
que un nuevo tiempo nos viene!
De un establo en el pesebre,
fijaos si es misterio o no,
ha nacido un niño hermoso
que es del mundo salvación.
(Pastor 5, en actitud reflexiva evoca su recuerdo).
Pastor 5: Ha sucedido un milagro
- oímos todos que dijo.
Corred, ¿qué estáis esperando
para acudir pronto al sitio?
Pastora 5: Amigos, no puedo más,
quedaos o venid conmigo;
lleguemos pronto al lugar
del revelado prodigio.
(Los pastores se ponen en marcha. Se pone ahora el foco en los peregrinos).
Peregrino 1: El ganado en el redil,
los pastores se nos marchan
no podremos descansar
con ellos junto a las llamas.
Peregrino 2: Seguro que en los zurrones
que en los hombros se han colgado
llevan manjares sabrosos
con que pueden obsequiarnos.
Peregrino 3: Llevará uno requesón.
Otro, leche y miel de brezo,
y no hay camino sin meta
ni pastores sin corderos.
(El foco ilumina ahora un rincón del escenario en que aparece un astrólogo).
Astrólogo: Un lucero va marcando
la dirección del sendero
y todos ya no descansan
pensando en ser los primeros.
Dejando atrás la cañada
por entre pastos y brezos
han divisado una cuadra
iluminada de lejos.
*****
Escena tercera
(Se abre la escena con un belén viviente, cada uno va caracterizado como las figuras tradicionales. Entre todos ellos de manera destacada se encuentran nuestros protagonistas).
Pastor 1: No estaba nublado el cielo
las estrellas alumbraban,
mas la luz de este lucero
a todas las eclipsaba.
Pastora 1: Y la luz del astro hermoso
por detrás iluminaba
de nuestro Niño el pesebre
en este establo y morada.
Pastor 2: Al fin todos aquí estamos
y el milagro del amor
en este Niño divino
nos alegra el corazón.
Peregrino 1: Trabajito nos costó
y aunque con la lengua afuera
llegamos con los pastores
¡Estamos enhorabuena!
Peregrino 2: Por ser ellos los primeros
al niño que está entre pajas
con sus humildes presentes
lo festejan y agasajan.
Peregrino 3: Uno se acerca al pesebre
y le ofrece requesón,
rica miel y rica leche
de su hacienda lo mejor.
(Llegan los Reyes Magos y se dirigen al público).
Melchor: La estrella al fin se detuvo
señalando este portal
en que este niño ha nacido
para el mundo iluminar.
Gaspar: Y nace lleno de amor
a toda estrella eclipsando
el niño que a todos salva
por amor, nuestro milagro.
Baltasar: ¡Qué bien que estemos aquí
y podamos obsequiar
oro, incienso y mirra al Niño
que es amor de eternidad.
Voz en off: Niños, todos al unísono
cantemos un villancico,
¡que suenen las panderetas,
que el Niño Dios ha nacido!
(Cantan un villancico, público incluido).
*****
Lúa, hemos llegado
al principio del fin,
que sean los lectores nuestros jueces
y digan si este cuento ha de seguir.

lunes, 2 de enero de 2017

Crónica de Francisco Caro en MIENTRAS LA LUZ: Enredado en el tiempo de la escucha.



Para empezar el primer día laborable del año, rememoro la crónica que Francisco Caro escribió sobre la presentación de mi libro PIEDRA DE LA HONDA que el pasado 20 de octubre tuvo lugar en la Biblioteca Eugenio Trías de Madrid. Con ello quiero agradecerle sus palabras que constituyen, sin lugar a dudas, una muestra magistral en su género. Reitero también mi agradecimiento a todos los amigos y amigas de la poesía y de mi modesta persona que me hicieron sentir el calor de su afecto acompañándome ese día.


LA VOZ QUE NADIE APAGA: Crónica de Francisco Caro en MIENTRAS LA LUZ: Enredado en el tiempo de la escucha.



Eduardo Merino, Antonio Capilla, Antonio Daganzo y Antonio Pastor
Foto Nuci Bahamonde
Crónica de Francisco Caro

Escasas veces he escuchado leer con tanta pasión, con tanta fe en lo escrito, tan agarrado a la literalidad sin dudas de unos poemas tiempo y tiempo rumiados, amasados, resueltos. Antonio Capilla logró trasmitir al público de la Casa de Fieras la sensación de estar ante un acontecimiento, no ante una lectura más. Me impresionó. Jueves y 20. Su libro Piedra de la honda, fue presentado por Eduardo Merino con acierto y prudencia. Había indagado Merino en la obra anterior de Antonio y tildó los versos de la actual como aguerridos, como un compromiso que llama a la acción. Nada más veraz. Heredero, el autor, de una tradición familiar republicana, que deseó dejar patente, los poemas de este su último libro pretenden ser – en su mayor parte– una apelación a la conciencia, un revulsivo contra la inacción social, contra el acomodo ante las injusticias. Poemas de un tiempo en efervescencia, Antonio Capilla inyectó con su lectura extensa un vigor añadido que a nadie, ni siquiera a los más tibios, pudo dejar indiferente. Desde el convencimiento, autor y libro parecían fusionarse en su proyectada voz. No son textos escritos desde la complacencia, sino desde el riesgo del hombre que sale al balcón para gritar a todos hombres los crímenes contra el hombre que desde allí se observan. Escribir es también –y allí, en el silencio de la sala, se ponía de manifiesto como en pocas ocasiones– un necesario descargo de conciencia. Más allá de la floritura verbal, del gusto almibarado por el estilo, está la reciedumbre de la verdad sin límites que significa la presencia de la justicia entre humanos. Y la denuncia del pecado de la dormición, de los que niegan. 

Antonio Pastor Gaiteros, compuso tres canciones, bellísimas con poemas del libro, que ofreció, y Antonio Daganzo, ante la ausencia justificada del editor, puso con elegancia innata el libro de Vitruvio sobre la mesa.