Google+ Followers

miércoles, 22 de junio de 2016

LA VOZ QUE NUNCA CALLA

No sé si habrá llegado ya el día en que la rebelión pacífica que supuso el 15M tendrá suficiente traducción en votos el próximo domingo para alejar de las instituciones a los que han esquilmado las arcas públicas. Pero no me cabe duda de que cada día hay más gente en nuestro país que no quiere ser rebaño y que, por consiguiente, no se deja manipular por los bribones que manejan los mass media para manipular, calumniar, engañar... y, en definitiva, perpetuar el "statu quo" de corrupción y latrocinio que nos aqueja.

No hay púlpito desde el que se pueda alienar a quienes utilizan su libertad y el pleno juicio de la razón para desenmascarar a los que infundiendo miedo procuran que seamos rebaño. Estoy seguro de que el próximo domingo la ciudadanía demostrará su madurez democrática, madurez democrática que la aleja del rebaño que pastorean los zánganos que esquilman la miel del panal.

LA VOZ QUE NUNCA CALLA

Ante el televisor contemplas las imágenes
y sientes que muy dentro
se quiebra tu inocencia
y sientes que en tu mente
aquella voz no calla.

Hombre de poca fe
envaina ya la espada
porque el que a hierro mata.

Martillo del hereje
quien habla en tu interior
no gusta guardaespaldas.
¿Quién es, quién es, quién es
la voz en el desierto,
el fuego en la palabra,
la voz que nunca calla?

A ti te digo que
trescientas veces tres
lo seguirás negando.

Escúchalo, Zitránger,
o como seas llamado:
No tres, ni tres más tres...
Trescientas veces tres,
quizá hasta el infinito
lo seguirás negando.

Estirpe que me niegas,
hombre de mala fe,
¿De quién eres vicario?
¿De quién, de quién, de quién?

Pues, si el hombre sencillo
se sigue aún engañando
con tantos oropeles
e inciensos inflamados,
tal vez alguna vez
se sienta defraudado.
Tal vez, tal vez, tal vez...

Corriente que no pasas
ni seguirás pasando
como agua pura y limpia.

Quizás este inocente
alguna vez, un día,
aparte su mirada
de lo que se ha apartado
y quiera caminar
sin pastor ni rebaño.

Lo habéis oído bien:
sin pastor
ni rebaño.

Antonio Capilla Loma, VIENTO DEL SUR, Huerga y Fierro Editores, Madrid, 2009