Google+ Followers

miércoles, 5 de noviembre de 2014

LA MANTIS RELIGIOSA (con este proema me comprometo a que habrá una segunda parte de LÚA)



LA MANTIS RELIGIOSA


A la sombra de un árbol
estando en el jardín
leer tranquilamente
me gusta en el verano.

Dice el libro que leo:
“Tiene acero, acero y plata de luna”,
hablando de Platero;
Lúa mientras dormita junto al tilo,
pues es un tilo el árbol del que hablamos.

Fíjate, como tú…
Tú también tienes, Lúa,
plata de luna y acero en la piel.
Pero Lúa se despierta
y poniéndose en pie
asombrada se queda
a una mantis mirando.

La mantis religiosa hay que saber
que es verde como el campo.
Y como el campo tiene
la vida que gozamos.

Nuestra Lúa es curiosa
y acercándose a ella
agacha la cabeza y la olfatea.
Luego alarga una mano
y escarbando en la tierra
con la mantis inmóvil
curiosa juguetea.

Tal vez no sepáis que es raro animal porque no tiene más que un oído que es único; pero nombres muchos ¡mira, tú!... Fíjate cómo cada quién la puedes llamar:

cerbatana, tatadiós, campamocha,
víbora, usamico, mamboretá,
caballito del diablo,
santateresa, muerte,
teresa, armacaballo...
y mantis religiosa, claro está.

Mas, ¿sabéis el porqué
de este último nombre?
¿A que no lo sabéis?:

este raro animal
cuando quiere cazar
permanece tan quieta
que aparenta así que rezando está.

Y ¿quién sabe si reza
ya que ahora no caza?
Pero no, que esto es broma;
ella adopta esta pose
para no ser tragada
por mi amable perrita,
pues ignora que Lúa
solo quiere jugar.

Lúa, al fin ya la deja
y se echa a dormir en la hierba fresca.
Mientras, nuestra mantis
del tilo en el tronco
rodea la corteza
y quieta, quietita, allí se nos queda.

Mas fijaos, amigos,
como Lúa es tan grande,
siempre desbordante mi imaginación,
me lleva a pensar que piensa la mantis:

De ser predadora a punto yo he estado
de ser el festín de este buen jayán.
Al cielo doy gracias
que, habiendo ya visto a la negra parca
en la boca de un can,
al fin conseguí salvar el pellejo.
¡Cuán bella es la vida!
¡A GOZAR!, ¡A GOZAAAR!


Copyright: Antonio Capilla Loma

No hay comentarios:

Publicar un comentario