Google+ Followers

miércoles, 8 de octubre de 2014

MANIFIESTO (sigue vigente para nuestra desgracia)



Utilizan todos los medios de comunicación para repetir una y otra vez sus mentiras. Tienen el poder de una propaganda bien orquestada, tan omnipotente como falsa. A su servicio siempre encuentran eruditos que con su palabrería procuran lavarle el cerebro a la gente sencilla. Pero la verdad se abre paso porque la injusticia no desaparece con la propaganda, porque la extrema pobreza es un aldabonazo en la conciencia de la gente honrada, porque el hambre puede llamar un día a la puerta del que aún se siente seguro. 





Ya nos anuncian que dentro de poco la pobreza alcanzará a un tercio de la población europea; y que de cada tres pobres europeos dos serán españoles. Mientras tanto, las grades fortunas siguen blindadas para no contribuir a una más justa redistribución de la riqueza. Pero, ¿acaso la zorra ha guardado alguna vez el gallinero? ¿Habéis visto en el gobierno modestos asalariados? ¿Qué ejemplaridad nos ofrecen las más altas instituciones? 







Y,  AHORA... EL ÉBOLA






MANIFIESTO 






Despierte la inteligencia

Y el mundo de hoy contemple

Actuando.



Pues no cabe la indolencia

Cuando se requiere el temple

Del que amando 



Toma de nuevo postura

En favor del que padece

Sin motivo.



Más que nunca ya es locura

El que inmóvil permanece

Cual cautivo



Y entona un dulce trinar

De cantos angelicales.

Peregrino,



Yo maldigo con Celaya

De poetas celestiales

Este trino.



Pues es llegada la hora

De hablar alto demandando

La verdad:



Hay que parar sin demora

A los que están engañando

Sin piedad.



La barbarie hay que impedir

Del que abusa del poder

Conculcando



El derecho de vivir.

La utopía hemos de ver

Retornando



A una tierra de esperanza

Como harina de aquel trigo

Placentero.



Caminar es ya tardanza:

Pues corramos, buen amigo.

Compañero,



La utopía es nuestra meta

Y el camino es la utopía,

Nuestro amparo.



Que tu patria es el planeta

Y toda tu gente mía.

¿Hablo claro?



Pues ya ha llegado la hora

De gritar aunque templando

La verdad:



Hay que parar sin demora

A los que están engañando

Sin piedad.





Antonio Capilla, poema revisado de VIENTO DEL SUR, Huerga y Fierro Editores, Madrid, 2009)

No hay comentarios:

Publicar un comentario