Google+ Followers

sábado, 23 de marzo de 2013

LOS DESNUDOS MENSAJEROS


Otro día que el sol no ha salido para Jarca.
Despierta la ciudad entre restos de resaca,
Sus plazas malolientes, sus gentes olvidadas;

No hay amigos, cada quién con su mochila pasa.
Por sus calles asfaltadas alumbra la ciudad
Sus perros vagabundos, la luz en sus fachadas.

Y empieza un nuevo día: anhelos y añoranzas,
Amores, penas y odios y luchas despiadadas,
Rabia mal contenida, alegrías insensatas.

Vomitan obreros las tabernas; sus miradas
Ruegan, piden, tal vez exigen su dignidad
Vendida en cualquier subasta. Ayer, hoy, mañana

De miserias seculares, de ignorancias... ¡Cuántas
Veces han lamido de sus señores las nalgas!
¡Tantas veces con el pan en las axilas...! ¡Tantas...!

Oh, ciudad, despierta; eternamente no yazgas.
Habrás de abrir y abonar surcos en tus entrañas
Fecundos, que abriguen las semillas del mañana.

Oh, ciudad, sin rumbo, de servidumbre tan larga
¿No ves el futuro que está llamando y te alcanza?
Despierta, un nuevo sol alumbra ya tus ventanas,

Te envía sus desnudos mensajeros, te llama.
No cierres tus oídos por más tiempo; la verdad
Ya sé tiene un sonido áspero, apuñala...

Desnuda, desafiante, blandiendo está su espada.
Es duro soportarla; y, sin embargo, otra entrada
No hay. Pues, se hizo el paraíso, el bienestar,

La arrogancia para quienes como Adán
Ante su rostro se espantan? Bella es la mañana,
Clara. Mas el sol aún no ha salido para Jarca.

Antonio Capilla, Y EL CORAZÓN AL VIENTO, I.S.B.N. 84-404-9271-5, Madrid, 1991

3 comentarios:

  1. Que difícil articular el futuro de los hombres, entre las sombras de sus incertidumbres y cobardías que no salen a la luz de cada día...Solo unos pocos cantamos de verdad a los caminos que llevan a la justicia...Enhorabuena por tu enorme inquietud...un abrazo desde azpeitia...

    ResponderEliminar
  2. Antonio, siempre es un placer contar con tu sabia opinión. Un abrazo, amigo y poeta.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, amigos. Es reconfortante contar con vuestra opinión. Abrazos.

    ResponderEliminar