Google+ Followers

lunes, 6 de enero de 2014

Fijaos, aún resuenan las doce campanadas de Nochevieja en mis oídos y ya estamos a 07-01-2014: tempus fugit ad infinitum.


INFINITUD


Torrente de agua es 

El goce que por ti en mí espejea;

Delirio de pasión,

Caballo desbocado en la pradera

Libre de toda traba.


Sublime frenesí

Que en su verdad a un tiempo luce y ciega;

El ritmo se detiene,

Los dos somos en uno infinitud,

Destello que aniquila.


Lo eterno es para mí

El goce del amor, ¡Oh, dulce entrega!;

Privado de mi ser

De tu seno la vida el embeleso…

Oh, éxtasis de amante.



INFINITUD, poema II, en EL ÁGUILA DE FUEGO CON LAS ALAS DEL TIEMPO, Huerga y Fierro Editores, Madrid, 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario