Google+ Followers

sábado, 24 de marzo de 2012

Fragmento del poema ALAS BLANCAS A LAS LUCES DEL ALBA


El sol de la mañana
Como broca taladra
La sombra de la noche que se acaba.
Albores de la brisa sosegada,
Alas blancas a las luces del alba,
Luminarias del alma...

Antonio Capilla, EL FUEGO EN LA PALABRA, Editorial Huerga y Fierro
Antonio Capilla, EL FUEGO EN LA PALABRA, Huerga y Fierro Ediciones, Madrid, 2012

6 comentarios:

  1. Estoy con ellos;hoy por hoy, son la única esperanza. Bonitos versos.
    Un afectuoso saludo, querido Antonio.

    ResponderEliminar
  2. Es fantástico que la gente salga a la calle a pregonar lo evidente. Amanecerá con ellos un nuevo día de esperanza. Gracias por tu poema de estímulo...

    ResponderEliminar
  3. José Francisco, la iniciativa ha partido de los jóvenes, pero es obvio que hay cientos de miles de ciudadanos, por no decir millones, que deseamos honestidad y compromiso de los gobernantes, sean del signo que sea, con los ciudadanos "de a pie". Por eso, pienso que esto es imparable. Un fuerte abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  4. Como siempre, precioso y con esa delecadeza que te caracteriza. El aliento entusiasta alejado de la agresividad e impregnado de humanismo.
    Que los albadonazos nos despierten y nos ayuden a pensar y a actuar.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Manoly. Como dices muy bien, los aldabonazos nos llaman para que abramos las puertas y ventanas a este viento vivificante.

    ResponderEliminar